“TRAFICANTES DE LA FE”




Pastor Víctor Medina

viticomedinacbf@gmail.com


“17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.”

2 Pedro 2:17 RVR 1960


Uno de los grandes problemas del siglo 21 en materia del evangelio, es la alta profanación y prostitución del mensaje para congraciarnos con las persas y con sus bienes materiales. Esto no es una novedad y me permito citar para esto el documento conocido como “Doctrina de los apóstoles” (Didaché): “A todo el que viniere en nombre del Señor, recíbanle. Luego, con el discernimiento que tienen, examínenlo para conocerlo por su derecha y por su izquierda. 2 Al que pasa de camino ayúdenlo en lo que puedan: pero no se quedará con ustedes sino dos o tres días, si fuere necesario. 3 Si quiere quedarse entre ustedes, teniendo un oficio, que trabaje para su sustento. 4 Si no tiene oficio, provean según la prudencia, de modo que no viva entre ustedes cristiano alguno ocioso. 5 Si no quiere aceptar esto, se trata de un traficante de Cristo: tengan cuidado con tales personas. Didajé 12:1-5


Los traficantes estaban a la orden del día, lo vividores del mensaje pululaban por doquier. El mensaje era desde ya contundente y premonitorio sobre lo que habría de acontecer, hombres iban a deslucir y a desviar el mensaje por sus lucros y apetencias. Anteriormente citamos el texto de la segunda carta de Pedro, pero recordemos otros pasajes al respecto:


Judas 11

“11 !!Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; 13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.”


2 Timoteo 4:3-4

3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.


Vemos dentro de las críticas en estos textos a algunos puntos claves para detectar personas que trafican con el mensaje de Cristo, Colin Smith en un artículo publicado para Coalición por el evangelio en el 2013 lo resume en 7 puntos de esta manera:


1.Una fuente diferente – ¿De dónde viene el mensaje? Pedro dice, “Porque cuando les dimos a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no seguimos fábulas ingeniosamente inventadas, sino que fuimos testigos oculares de su majestad” (1:16). Luego él dice que los falsos maestros te explotan “con palabras falsas” (2:3). Por tanto, la fuente de los verdaderos maestros viene de la Palabra. Los falsos maestros se basan en su propia creatividad. Ellos hacen su propio mensaje.


2. Un mensaje diferente – ¿Cuál es la sustancia del mensaje? Para el maestro verdadero, Jesucristo es el centro. “Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (1:3). Para los falsos maestros, Jesús está al margen: “los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina” (2:1). Nota la palabra encubiertamente. Es extraño que una persona en la iglesia abiertamente niegue a Jesús. El abandono de la centralidad de Cristo es sutil. El falso profeta habla de cómo otra persona puede ayudarte a cambiar tu vida; pero si escuchas atentamente lo que está diciendo, verás que Jesucristo no es la esencia del mensaje.


3. Una posición diferente – ¿En qué posición te deja el mensaje? El verdadero cristiano “escapa de la corrupción que hay en el mundo por causa de la concupiscencia” (1:4). Escucha cómo Pedro describe al falso cristiano: “Les prometen libertad, mientras que ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues uno es esclavo de aquello que le ha vencido” (2:19). El creyente verdadero escapa de la corrupción, mientras que el falso creyente es esclavo de ella.


4. Un carácter diferente – ¿Qué tipo de personas produce el mensaje? Los creyentes verdaderos persiguen bondad, conocimiento, dominio propio, perseverancia, piedad, amabilidad y amor (1:5) El falso cristiano está marcado por arrogancia y blasfemia (2:10). Ellos son “expertos en codicia”, y “sus ojos están llenos de adulterio” (2:14). Ellos también “desprecian la autoridad” (2:10). Esta es una característica común en un falso creyente.


5. Una apelación diferente – ¿Por qué debo escuchar el mensaje? Los verdaderos maestros apelan a las Escrituras. “Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención…” (1:19). Dios ha hablado, y los verdaderos maestros apelan a su Palabra. Los falsos maestros hacen una apelación muy distinta: “Pues hablando con arrogancia y vanidad, seducen mediante deseos carnales, por sensualidad, a los que hace poco escaparon de los que viven en el error” (2:18). Los verdaderos maestros preguntan: “¿Qué ha dicho Dios en su Palabra?” Los falsos maestros preguntan: “¿Qué es lo que las personas quieren oír?” “¿Qué será de interés para su carne?”


6. Un fruto diferente – ¿Qué resultado tiene el mensaje en la vida de las personas? El verdadero creyente es eficaz y productivo en su conocimiento de Jesús (1:8). El falso es como “primavera sin agua” (2:17). ¡Esta es una imagen extraordinaria! Ellos prometen mucho, pero producen poco.


7. Un final diferente – En última instancia, ¿hacia dónde te conduce el mensaje? Aquí nos encontramos con el contraste más inquietante de todos. El creyente verdadero recibirá “una rica bienvenida en el eterno reino de nuestro Señor Jesucristo” (1:11) El falso creyente experimentará “rápida destrucción” (2:1). “El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida” (2:3). Jesús nos dice que muchos estarán envueltos en el ministerio en su nombre, a quienes les dirá “Apártense de mi; nunca los conocí” (Mateo 7:21) ¿Quiénes son estas personas? Con seguridad Pedro las está describiendo en este pasaje.


Es altamente peligroso y seductor para nosotros, cuando vamos a estos lugares buscando lo que queremos oír. Ya vimos en 2 Timoteo 4:3 cuando nos advierte sobre la realidad de que esas palabras rascan nuestros oídos. Siempre querremos oír que mañana nos irá mejor, que las finanzas mejorarán, que la salud cambiará, que la pareja llegará, etc… eso nos gusta y no decimos que Dios no pueda hacer todo eso, sin embargo, esa no es la esencia del evangelio de Cristo. El evangelio se basa en arrepentimiento y perdón, a través de la muerte y resurrección de Jesús. Esto se recibe por fe en él, somos entonces justificados e iniciamos un camino de santidad progresiva.


Quisiera hacerme eco de la reflexión a la que nos invita Roderick Meredith “¿Cuál es el “fruto”, el resultado, cuando personas sinceras aprenden a seguir el ejemplo de Jesucristo y los apóstoles? El resultado es un pueblo sinceramente dedicado a amar y servir a los demás. Es un pueblo que ama al Dios Creador y que guarda con alegría sus sábados semanales y sus días santos anuales… personas que, por medio de Jesucristo morando en ellas, andan por el camino de los diez mandamientos.


Por el contrario, cuando se siembra un espíritu de duda y desánimo entre el pueblo de Dios, a menudo por “puntos técnicos” de profecía o cronología que pueden ser menores y discutibles, el “fruto” no es bueno. Pablo le advirtió a Timoteo que reiterara la “sana doctrina”, diciéndole: “Te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio y de buena conciencia y de fe no fingida” (1 Timoteo 1:3-5).

Dios te bendiga!

44 vistas

¡SIGAMOS HABLANDO!

Recibe información, recomendaciones de lectura,  suscribiéndote en mi lista de correo. 

Puedes comunicarte haciendo click aquí 

  • INSTAGRAM PASTOR VICTOR MEDINA
  • Facebook pastor victor medina
  • Twitter pastor victor medina
  • youtube pastor victor medina

Calle Carmen Celia Balaguer #8 El Millón